Jueves, 10 Marzo 2016 09:46

De aquellas notas aparecidas en febrero, donde se daba cuenta de la falta de prevención y lo grave que era la aparición, primero de uno y luego de cuatro  casos de dengue infectado por mosquitos rosarinos, ya pasó más de un mes.

Como se pudo observar, hubo una ausencia muy grande en los medios informativos, gráficos, radiales y televisivos, sobre si se revertía el peligro, sobre si se atacaban los lugares que eran caldo de cultivo para mosquitos, incluyendo zanjas, basurales, especialmente en las zonas más marginadas de la ciudad. Y esa ausencia de información -más que nada de los organismos provinciales y municipales que manejan las cifras- sólo podía indicar una cosa: que la inoperancia y falta de previsión de las autoridades -ciudad y provincia- estaba cobrándose la cuenta entre la población, en el último eslabón de la cadena. Como siempre.

Y lamentablemente es así. A la primer semana de marzo, de los casos detectados -que siempre son muy menores a los reales, dada las caracteríticas de los síntomas que se enmascaran con enfermedades comunes y que muchos van a trabajar sin saber que tienen dengue- son: En Rosario 48 casos que podían haberse contagiado fuera de Rosario.  Pero, contagiados en la ciudad ....¡¡¡ 177 !!!

Y en la provincia, de unos pocos, pasamos a 571 casos, de los cuales 225 corresponden a habitantes de Rosario.

Saque usted sus propias conclusiones...

Nota:

Y también siguen las quejas de los vecinos, una sola como ejemplo:

"Por qué  en la zona de la Villa La Lata- la mas centrica de Rosario a escasas 15 cuadras de la Peatonal - NO FUMIGAN, NI PASA EL BARRENDERO. Por calle España entre Dean Funes y Amenbar, hace mas de un mes que NO barren. ¡¡¡¡ PERO LOS IMPUESTOS SI AUMENTAN !!!!!

 

 

Martes, 02 Febrero 2016 09:56

Tenemos suerte que no hay casos fatales del dengue en Rosario, por lo que aún podemos poner un poco de humor en el asunto, como el título de esta nota.

Pero lamentablemente lo que señalaba en otra nota, que no es más que un mínimo reflejo de lo que señalan muchos habitantes de rosario, se va cumpliendo. La imprevisión de la Municipalidad de Rosario y del gobierno provincial, como su irresponsabilidad e ineficiencia es tan grande como lo ha sido en materia de seguridad, violencia, drogas y delitos. Y otros temas.

Pero hay algo que hay que reconcerle. La capacidad de echarle la culpa a otros y del buen manejo que hacen de la información y de la desinformación.-

mosquitodengue

Con la violencia, la inseguridad, el delito y el narcotráfico la culpa siempre la tenía el gobierno nacional, cuando es claro que vivimos en un país federal, que cada provincia tiene su policía, su justicia, sus leyes, sus gobiernos y no era el gobierno nacional que ponía los jefes policiales que ponía, ni dictaba las políticas no sólo ineficientes e ineficaces, sino que muchas veces rayaban con la complicidad.

Ahora la responsabilidad de que haya dengue en rosario, no el exportado de turistas, sino propio, la tienen los vecinos, que deben vaciar los cacharros, etc, etc. Y frente a las críticas que se le ha hecho de no prevenir, fumigando, etc, no respecto simplemente al dengue, sino a los molestos mosquitos, en gran cantidad dada las épocas de lluvia, la creciente del rio, el calor y la humedad intenta insalar que es un despilfarro de recursos. Siempre aparecen “lectores” del diario que avalan las políticas o falta de ellas del socialismo-radicalismo en el gobierno. Y no piensan que esto no es un problema electoral, las elecciones pasaron, ganaron y falta mucho para las siguientes. El problema es de salud y si uno protesta es porque seguimos de mal en peor y deben hacer algo bien pues les quedan cuatro años de mandato y queremos estar mejor.

Pero como decía, la habilidad de los socialistas es muy grande, al punto que en el diario La Capital sale un artículo de una investigadora del CONICET, que justificando indirectamente la inoperancia municipal manifiesta que fumigar es un despilfarro de recursos, que hay que atacar a las larvas, no a los mosquitos machos, etc.

Viernes, 29 Enero 2016 21:38

Todo parece indicar que este año 2016 será peor que el anterior, como este peor que el anterior. Ya la cantidad de asesinados muestra que Rosario seguirá manteniendo el primer puesto -y record- del país en materia de asesinatos y violencia. Esta semana un taxista fue asesinado y ya van...! Y los robos, las entraderas. Y ahora se ha detectado el primer caso de dengue autóctono, de un dengue contraído por la picadura de un mosquito rosarino...
Hasta ahora, las dos docenas de casos eran por picaduras en otros lugares -generalmente otros países-.

El anuncio es muy grave, porque ahora, aparte de la inseguridad si no nos alcanzará una bala perdida, si no romperán el vidrio del auto en un semáforo, si no sufrirán un robo cuando se está sentado tranquilo en un bar, o si no llegará un telegrama de despido, le deberemos sumar la picadura de un mosquito. Y no es para menos, pues el dengue puede tener consecuencias mortales.

No es casualidad este caso se produce en una de las zonas más abandonadas por la gestión de más de 24 años de los "socialistas", la oeste. Tampoco es casualidad que en esa zona -como otras- haya zanjas con agua podrida y basura, que no haya pavimento, ni cloacas.

Pero también hay otra desidia: la ausencia de una campaña sistemática de fumigaciones. Lo que es grave  ues estamos en una época de lluvias y con un rio muy crecido. Tarde se acuerdan de fumigar un poco en unas manzanas, como para crear un cerco que impida que el mosquito salga.

Domingo, 02 Noviembre 2014 22:57

Lo que pasó con Franco Casco no es cualquier hecho, cualquier muerte. No estamos hablando de un asesinato más, o una desaparición seguida de muerte más, hechos de por si aberrantes y condenables. Estamos hablando del quiebre total del gobierno o desgobierno santafesino que con su “modelo” y sus ideas de “país normal” ha llevado a que las dos principales departamentos de Santa Fe, Santa Fe y Rosario, batan todos los records del país en asesinatos, hechos de violencia, robos, cantidad de bunker que venden drogas y funcionarios policiales vinculados a diversos delitos. Mientras la media de asesinatos cada cien mil habitantes en Argentina es menor a 6, en Rosario superan los 23.

Pero si todo aquello es gravísimo, a pesar o gracias a que buena parte de la ciudadanía los sigue premiando con sus votos, lo ocurrido con el joven Franco Castro es el quiebre total del cual no hay retorno. Estamos en presencia de un nivel de degradación gubernamental - policial que recuerda las peores épocas: estamos en presencia de un detenido-desaparecido, pero no en dictadura, en democracia. Y un detenido desaparecido que. ahora lo sabemos, fue asesinado aunque no ocultaron tan bien el cadáver, pues terminó apareciendo flotando en el río, con un alto grado de descomposición, por lo que se especula que llevaría más de 20 días asesinado.

La desinformación -y silencios- que se produjeron en esta veintena de días por parte de la policía, del gobierno de Santa Fe, del Poder Judicial y de los medios de comunicación son escandalosos. Nomás recordemos que hasta un día antes del hallazgo de su cadáver en la prensa el gobierno “informaba” que había tres testigos que habían visto a Franco con vida el domingo y les había pedido ropa y comida para viajar a Buenos Aires.

Miércoles, 22 Mayo 2013 17:17

Las diez de la noche y el centro de Rosario parece tierra de nadie. Ningún auto circula por él y las vidrieras están apagadas. De vez en cuando por aquí y por allá se ven pequeños grupos de gente cruzando alguna calle quién sabe para ir a qué lugar. Disparos aislados, también por aquí y por allá. A veces parecen itacas, otras FAL, pero los sonidos de disparos de gases lacrimógenos han cesado. Ya no se escuchan consignas de los manifestantes. De su paso quedan restos de papel quemado y fogatas apagadas. “¿Ir a casa o buscar a dónde están los otros?”, son las preguntas que se hacen quienes aún permanecen en el centro.

Domingo, 07 Abril 2013 10:33

Rosario y Santa Fe se han convertido en dos de las ciudades de mayor nivel de violencia de la Argentina. Situación agravada por no existir un buen diagnóstico del problema ni algún plan de ataque al mismo, sólo acciones aisladas. Lamentablemente el mayor esfuerzo está orientado a endilgar las responsabilidades en otros, sin asumir las propias.

Por supuesto que este no es un problema sólo de estas ciudades, ni de la provincia de Santa Fe, ni de Argentina. Más motivo para concluir que ante la violencia o la inseguridad no alcanzan las frases rimbombantes, sea para acusar al otro, sea para anunciar alguna realización que en realidad no cambia nada.