Martes, 10 Diciembre 2013 18:55

Cualquier análisis que hagamos de la situación que se desencadena en Córdoba, y luego se extenderá al resto del país, será demasiado limitado, no sólo por la complejidad del tema, sino por las ramificaciones y consecuencias posteriores al “cese” del conflicto. También implica una radiografía de la sociedad que tenemos, de cómo somos y cómo actuamos. Y lo que se ve en ella no es para tranquilizarse.

Ya se escribió y habló bastante sobre la impericia de De la Sota, sobre su política de “seguridad” en estos últimos años (aumentar desmesuradamente la fuerza policíaca creando más problemas que lo que resolvía, incluso creando más inseguridad a un sector de la población, vulnerable justamente a esa policía y no justamente por ser delincuentes). También sobre cómo manejó (o mejor dicho no manejó) la situación mientras se incubaba el conflicto y luego cuando estalla.

Jueves, 29 Agosto 2013 12:05

Aunque aún no se perciba plenamente, el predominio del neoliberalismo mundial en estas últimas cuatro décadas no sólo afectó la economía y la condición social de la mayoría de la población, sino que también a la propia democracia y a la participación ciudadana en ella.

Todos aceptamos que la democracia, incluso con sus imperfecciones, es mucho mejor que cualquier dictadura, pero no todos tenemos la misma idea sobre qué es, qué y cómo puede ser y sobre qué poderes aplicarla y cómo. Y desacordamos aún más en sobre qué, cómo y cuándo se participa en ella, lo que, por otro lado, la define realmente.

Jueves, 19 Abril 2012 11:19

En su momento se vendió la imagen de que todo el mundo apoyó a Galtieri cuando la dictadura cívico-militar tomó las Islas Malvinas. Pero no fue así. Personas y pequeños grupos, en distintos lados del país, con temor, con cuidado pero con convicciones, se opusieron a la toma de Malvinas, con distintos argumentos, aunque muy simlitares en el primero de ellos: nada bueno podía esperarse de ese gobierno y no había que apoyarlo.

En mi pequeña "colección" de escritos de esa época, época que no había email pero sin embargo, por esos milagros de la vida misma, siempre alguna mano amiga recibía algún papel escrito quién sabe por quien, pero en la misma línea, lo que nos producía alegría pues implicaba que no estábamos solos, tengo una buena cantidad de mariposas, volantes, documentos, en su mayoría mimeografiados, otros copiados con esa pasta que se usaba en la escuela, por lo que estos últimos hoy son prácticamente ilegibles.

Jueves, 29 Marzo 2012 11:13
  1. Sus declaraciones o análisis nunca deben perder de vista que todo lo que está mal es culpa del gobierno nacional; que todo lo que está igual, está peor; y que todo lo que está bien en realidad es una ilusión producida por el relato oficialista.

  2. Recuerde siempre que si el gobierno nacional hace “Blanco” va a estar mal. Si hace “Negro” también va a estar mal y si hace “Gris” o “Color” incluso va a ser peor. Y si no hace nada es responsable por no hacer “Blanco”, “Negro”, “Gris” o “Color”

  3. No olvide señalar que cualquier medida del gobierno nacional va a ser inflacionaria o va a crear más inseguridad. Y si no tiene nada que ver con la inflación y la inseguridad, con más razón crearán más inseguridad e inflación.

Martes, 06 Marzo 2012 19:26

La tragedia en Once en el Ferrocarril Sarmiento y los discurso de la presidente en Rosario, el 27 de Febrero, y en el Parlamento son elementos claves para recontextualizar discusiones sobre “el modelo”, sobre por dónde pasan los cambios hoy en Argentina, los cómo, los con quién, los cuándo.

La polémica, siempre dada y siempre por dar, reclamada en Rosario por Cristina, (“hablo de que toquemos y que analicemos y abordemos todos y cada uno de los problemas con seriedad y profundidad”), no puede ignorar ni subestimar que hay mucho odio y demasiados intereses contrapuestos en juego.

Martes, 21 Febrero 2012 13:35

El aumento de la dieta de diputados produjo una multitud de críticas, especialmente fuertes desde los medios de comunicación hegemónicos, por reconocidos opinólogos opuestos al kircherismo. Por otro lado, no es necesaria ninguna encuesta para detectar que dichas críticas han encontrado buena aceptación en gran parte de la población.

Un típico exponente de estos (des)formadores de opinión, Nelson Castro, afirmó que

"La decisión (…) de disponer un aumento de la dieta de los legisladores en un 100% ha producido indignación.” (…) “ese aumento en un nivel que excede y por lejos a aquel a cuál están sometidos el resto de los pobladores. Las paritarias están todas en 20% y 25%. Uno hubiera entendido si se subían un 25%. Este 100% produce indignación”. Y corona: “uno entiende que un legislador debe ganar muy bien, también un maestro, un médico, un policía. Son todos funcionarios del Estado” (*).

 Similares afirmaciones podemos encontrarlas en el otro extremo del arco político. Por ej., el Frente de Izquierda en voz de su candidato a vicepresidente, Christian Castillo, dirigente del PST, cuestiona el aumento y afirma que “todo funcionario tiene que ganar lo mismo que un docente o un obrero”.

Es un escándalo; cualquier trabajador que vio la noticia se indignó profundamente, porque acá se le está diciendo que se le pone un techo salarial del 18%, o a lo sumo le dan el 24” “Quieren justificar salarios de entre 30 y 35.000 pesos que tiene una funcionalidad: un Parlamento con diputados que tienen esos ingresos es un Parlamento de personas (...) completamente alejadas de las condiciones de vida del pueblo trabajador (…) En la campaña electoral del Frente de Izquierda sostuvimos, y fue uno de nuestros spot, que cualquier funcionario político tenía que ganar lo mismo que un docente o un obrero metalúrgico especializado.” (**)

Pino Solanas cambió su tradicional “es un escándalo” por es “un abuso” y denunció que el aumento es un “acuerdo entre todos los bloques mayoritarios: el oficialismo, el radicalismo, el PRO, el FAP”, y agregó que

no se puede justificar de ninguna manera un aumento que vaya más allá de la media que discute de ajustes salariales el conjunto de los trabajadores. Es poco ético. Tras cartón, te digo que los sueldos de los legisladores, comparados con los del resto de la administración pública y con legisladores provinciales y municipales, está hiperretrasado. Un legislador provincial gana entre $25 y $30.000; un concejal, $20.000 o más; un director de repartición ministerial, entre $25 y $30.000; un juez federal gana $35-$40.000; un juez de la corte suprema gana $55-$60.000. Un ministro gana más de $40.000. Yo cobré de bolsillo $12.000. Jamás me quejé” (***).

Más allá del tema de los porcentajes, que es algo relativo, la cuestión es el monto real que queda. ¿Es mucho que ganen entre 28.000 y 35.000 pesos? ¿Cuánto deberían ganar?

La afirmación que los legisladores deben ganar lo mismo que un docente o un obrero es simpática y seguramente puede concitar mucha adhesión en la población. Pero bajo la apariencia de un mayor igualitarismo, lo que esconde es un profundo antidemocratismo y un apoyo a lo peor del liberalismo.

No puede extrañar que personajes que históricamente han sido progolpistas o simpatizantes de los gobiernos más reaccionarios y represores reclamen que los salarios de los legisladores no sea muy distinto a lo de un maestro o de un policía. Para ellos lo mejor sería que no existiera el parlamento. Y si existe, cuando más devaluado y desjerarquizado esté, mejor.

Miércoles, 14 Diciembre 2011 15:07

Al atardecer del día que asumió su segundo mandato, ante la multitud entusiasta en Plaza de Mayo, la presidente Cristina Fernández de Kirchner se dirigió a ellos y entre otras cosas dijo:

Y aquí estamos, en un mundo convulsionado, complejo y difícil con nuestro modelo nacional y popular y democrático de pie, dando testimonio de que es posible un desarrollo diferente que centre en el pueblo (…) las posibilidades de crecer y distribuir. Distribuir conocimiento, distribuir la palabra, distribuir el ingreso, en definitiva, distribuir democracia que de eso se trata después de todo.”

Distribuir el ingreso es el más evidente de las tres “distribuciones” señaladas, tal vez no tanto las otras dos. Pero aún así, desde cada lugar, surge la pregunta cómo aportar a ello.

Miércoles, 30 Noviembre 2011 11:28

A diez años del tristemente célebre "Corralito", Hermes Binner y Mauricio Macri, desde dos lugares aparentemente distintos, defienden las políticas neoliberales que tan bien implementó Domingo Cavallo durante los noventa.

Lo de Macri se entiende, casi es un inimputable; pero parece que el Doc. Hermes Binner no ha sacado ninguna conclusión del gobierno de la Alianza de De la Rua, de la cual el socialismo fue uno de su componentes.

En realidad no me debería llamar la atención. Binner es coherente con la socialdemocracia de todo el mundo, que ha hecho padecer al pueblo español, griego y tantos otros. Y Macri, simpatizante de las políticas que implementó Berlusconi, Piñera y tantos otros.

Es que tanto la socialdemocracia como la centro-derecha liberal de todo el mundo hoy tienen similar programa económico.

Lunes, 14 Noviembre 2011 00:48

Si la política es un arte o no,  puede ser motivo de discusiones, lo mismo que las dos palabras sueltas. Qué es el arte, y qué es la política no son temas fáciles ni sencillos y menos aún consensuados. Pero lo más difícil de todo no es filosofar sobre ello, sino hacerlo, ayudar  a transformar, salir de meros comentaristas e intérpretes para zambullirse en la lucha por los cambios concretos.

¿Y cómo se produce política hoy? ¿cómo se producen ideas? ¿por dónde pasan los ríos subterráneos que vivifican nuestros pueblos?.

Sin pretender con esto subestimar los muchos y buenos blog que hay, quisiera llamar la atención de uno, que nos puede ayudar a quienes no frecuentamos la blogesfera, a percibir algo muy importante que seguramente está en muchos más. Me referiré a “artepolitica”

Se encuentran en él muchos artículos donde se evidencia un esfuerzo de análisis y de honestidad intelectual, que aportan a mejorar la visión e información que podemos tener de las cosas, esto con idependencia del tema, y de si uno coincide o no con el autor. Y en este sentido, hay también otros blog que son muy buenos, o con artículos muy buenos. Pero lo que me llamó la atención de artepolítica es la “trastienda” del articulo: los comentarios y discusiones que se suelen desarrollar, al menos en varios de los artículos que leí, con cierto respeto y profundidad.

Acostumbrado a leer y dejar de leer comentarios en diarios on line, intolerantes, superficiales, chavacanes, agresivos, racistas, encontré otra cosa en artepolítica, incluso la cohexistencia de opiniones muy contrapuestas y de tratos a veces poco amables, pero con el esfuerzo siempre presente de argumentar.

artepoliticaPero eso no es todo.

Si me decido a escribir esto, y a abusar de la amabilidad y paciencia de quienes lo lean, es porque creo que en esa “trastienda” de los artículos, o mejor aún, en esa comunidad de personas que se dedican luego a comentar, criticar, discutir lo escrito por unos y otros, hay una producción política que es importante, que debería trascender más, no sólo por los aportes de contenidos allí expresados, sino también por el estímulo en lo metodológico.

Miércoles, 02 Noviembre 2011 09:48

El "para todos" es algo que molesta a las élites, y más que a las élites, a aquellos que en su fuero interno se consideran superiores a otros, por color de piel, cultura, herencia familiar, dinero o inteligencia. Y molesta a aquello que la voz popular denominó "gorilismo", que se ha ido renovando generación tras generación, permaneciendo su esencia inmutable.

Una notebook para cada chico, el "futbol para todos", una educación secundaria para todos y todas (recordemos que la ley de educación promulgada por Nestor KIrchner establece la obligatoriedad del secundario), la futura "Señal digital para todos", así como otros "para todos", y peor aún si es "para todas y todos", deben ser combatidos, denigrados, calumniados, en lo posible erradicados.

Un ejemplo del gorilismo actual es una nueva campaña por internet y redes sociales: bajo el título "¿Coincidencia?" se divulga una foto donde se lo ve repartiendo radios a Goebbels, el jerarca nazi encargado de la propaganda del Tercer Reich, famoso por aquella frase "Miente, miente, que siempre algo queda".

 goebbelsrepartiendoradios

Página 1 de 2