Domingo, 12 Octubre 2014 23:21

Buenos días a todos y todas (*)
Siento una cierta incomodidad al tener que hablar para este acto del 12 de octubre, por mi y por ustedes.
Ocurre que no está entre mis dones el de la hipocresía ni el de la diplomacia, por lo que lamento si lo que voy a decir causa alguna molestia a alguno de ustedes.
Pero parto de la base que estoy entre colegas docentes y quienes serán futuros colegas, y en una institución terciaria, por lo que no corresponde un acto escolarizado.

Son muchas las cosas buenas e importantes que hace la escuela y los docentes. Y es una de las pocas instituciones reivindicables. Pero ocurre que la conmemoración del 12 de octubre ha sido mejor ejemplo de lo que no tiene que ser la escuela y de lo que no tenemos que ser los docentes.

Particularmente sentí alegría el día que la presidente Cristina Fernandez anuló el decreto que promulgara Hipólito Yrigoyen, el 4 de octubre de 1917, donde declara el 12 de octubre como Fiesta Nacional, en conmemoración del descubrimiento de América, de la conquista (el genocidio perpetrado por los conquistadores) y que celebra “el vigor de la levadura de la sangre española” y establece que todo ello lo debemos afirmar y mantener con jubiloso reconocimiento.

Y es más que llamativo tal decreto justo en momentos cuando el mundo se desangraba por guerras colonialistas e imperialistas.

Jueves, 19 Abril 2012 11:19

En su momento se vendió la imagen de que todo el mundo apoyó a Galtieri cuando la dictadura cívico-militar tomó las Islas Malvinas. Pero no fue así. Personas y pequeños grupos, en distintos lados del país, con temor, con cuidado pero con convicciones, se opusieron a la toma de Malvinas, con distintos argumentos, aunque muy simlitares en el primero de ellos: nada bueno podía esperarse de ese gobierno y no había que apoyarlo.

En mi pequeña "colección" de escritos de esa época, época que no había email pero sin embargo, por esos milagros de la vida misma, siempre alguna mano amiga recibía algún papel escrito quién sabe por quien, pero en la misma línea, lo que nos producía alegría pues implicaba que no estábamos solos, tengo una buena cantidad de mariposas, volantes, documentos, en su mayoría mimeografiados, otros copiados con esa pasta que se usaba en la escuela, por lo que estos últimos hoy son prácticamente ilegibles.