El ruido de las nueces y la discusión sobre el "Descubrimiento de América"

Para el programa de radio “El Ruido de las Nueces” - Radio del Plata – Rosario

Para Francisco José Bessone

Referencia:

la reivindicación que hicieron de la expresión

“Descubrimiento de América”

Estimado Francisco

Sinceramente me asombran. Nunca pensé escucharte -o escucharlos- defender "el progreso" de la manera que lo han hecho, como siempre escuché de los ideólogos del colonialismo y del liberalismo.  (Nota posterior a este artículo. Recién -13/10 19:30 hs- por radio, Francisco me dice que no han sabido expresar bien sus opiniones, o que no entendí bien, probablemente porque le trataron de poner algo de humor al tema., que nos veremos para discutir el tema pero que no piensan como yo lo entendí. Ojalá sea así, prefiero haber entendido mal a que piensen como lo entendí. No obstante lo escrito va para cualquiera que piense así)

Porque puedo haberme expresado mal en el llamado, pero a vos te consta, si es que has leído lo que te dejé, que no estoy hablando del tema del 12 de octubre en función de una reivindicación indigenista de dar vuelta atrás de la rueda de la historia. Es más, entre los pueblos originarios los había dominadores y esclavistas, y dominados y esclavos. No es de eso de lo que estoy hablando ni lo que me produce tristeza y asombro al escucharlos a ustedes.

Yo estoy hablando del hoy y ahora. De lo que hoy y ahora significa decir "Descubrimiento de América" o “Día de la Raza”: Significa avalar, ni más ni menos, que los habitantes que existían en el momento de llegar los europeos no eran seres humanos iguales a los demás. Claro, ustedes también lo reconocen humanos, como lo terminó por reconocer el rey de España un siglo después de la conquista, que sí, eran seres humanos, pero disminuidos en sus facultades por lo que debían ser “encomendados”, es decir, transformándolos en algo parecido al siervo de la edad media, derecho de pernada extendido incluido.

Yo no estoy diciendo “hubiera sido mejor que los europeos no conquistaran estas tierras”. Estoy diciendo que hoy, ahora, ustedes, están usando su misma cosmovisión, están repitiendo los mismos dispositivos ideológicos que se usaron para someter a los aborígenes, robarles, quitarle sus tierras. Y que se siguen usando.

Ahora entiendo mejor la coherencia de uno de ustedes en el programa del día de ayer (10/10/11), cuando hablando de que el decreto que establece el día de la Raza fue firmado por Hipólito Irigoyen, tu colaborador lo exculpa diciendo que tal vez no sabía lo que había significado para los aborígenes, porque aún no existía revisionismo histórico (¡¡SIC!!).

Lamentable intento de justificar lo injustificable. ¿O ahora también justificarán el racismo porque obviamente formó parte del progreso de la humanidad, ya que desechó una buena parte de los seres humanos inferiores, más débiles?

Tu colaborador no sólo oculta -¿o la desconoce?- la relación que tuvo Irigoyen con Roca, del cual fue su admirador, sino que incluso no han señalado ustedes la coherencia, de por un lado reivindicar una raza por sobre las demás, con los asesinatos que produjo ese mismo gobierno en la Semana Trágica, dos años después de firmado el decreto reprimiendo a huelguistas con el Ejército Nacional y comandos paramilitares con un saldo de más de 700 trabajadores muertos y más de 4000 heridos (enero de 1919).

Pero claro, es el precio del progreso, algunos ganan y otros pierden, dirá tu acompañante de hoy.

No por casualidad esos acontecimientos son calificados como el primer “pogrom” en América Latina, ya que incluyó el ataque a la comunidad judía local. Día de la Raza, Descubrimiento de América, represión a los obreros. Sigan justificando y borren con el codo lo que día a día dicen y defienden en la radio, y por lo cual siempre los escucho y reconozco el papel importante que han tenido y tienen enfomentar el pensamiento. Sólo que esta vez están meando fuera del tarro, perdonen la expresión.

Justificar a Irigoyen con que no existía el revisionismo histórico en su época por lo cual “no sabía” es abusar de la confianza de sus propios oyentes.

Irigoyen, como cualquier instruído entonces, tenía el conocimiendo de la historia oficial, la no revisionista, sino la de Mitre y Sarmiento y tantos otros. Y con esa historia alcanzaba y sobraba para saber lo que pasó y pasaba con los pueblos originarios. Y todos ellos, incluso en la asamblea del año XIII, han citado a Fray Bartolomé de las Casas, que en el siglo XVI, sí, en el siglo XVI, denunciaba con sus memorias que los pueblos originarios estaban siendo explotados terriblemente por los conquistadores, por los encomenderos, asesinados, etc.

¿Ignoraba Irigoyen eso cuando fue diputado del Partidos Autonomista Nacional en 1880, que por si no lo saben era el partido conservador y cuya principal figura fue Julio Argentino Roca (¿les suena "la conquista del desierto"?, sí, esa que financió la Sociedad Rural para quedarse de millones de hectáreas) y era muy bien sabida su postura sobre las razas inferiores. Nada es casualidad. Sólo me asombran ustedes. ¿No se preguntan por qué hoy siguen diciendo ustedes admitiendo "desierto", cuando es sabido que había miles de personas, sí, personas?

Tampoco hicieron mención que dos años después Irigoyen mandaría a matar a los huelguistas de la patagoria rebelde, también conocída por la patagorina trágica. Más de 1500 trabajadores asesinados por el ejército argentino mandado por el presidente radical. Uno a uno atrapaba a los hueguistas y los fusilaban. Claro, podrá decir tu comentarista, pero lo que pasa es que Osvaldo Bayer aún no había escritos sus libros y el pobre Irigoyen no se daba cuenta de lo que hacía. Sin embargo el 1 de enero de 1922 la Sociedad Rural festejó el Año Nuevo con un estraordinario agasajo al teniente coronel Varela, condecorado por la Liga Patriótica. Si, Varela, el que llevó adelante las masacres mandado por Irigoyen: Día de la Raza, Descubrimiento de América, Semana Trágica, Patagonia Trágica, demasiadas coincidencias, no?

Y ustedes pueden quedarse con la última palabra en el programa y decir a sus oyentes que yo me muerdo la cola al plantear lo que planteo, pero sería bueno que si quieren rebatir o comentar, rebatan o comenten lo que les digo, que no es defender un indigenismo melancólico:  es que hoy y ahora seguir hablando de Descubrimiento de América es seguir reforzando ese dispositivo dominador y disciplinador. Y reforzando aún más la visón eurocentrista.

En la nota que les mandé decía:

En un simple ejercicio de interpretación de textos, ¿Qué significa hablar de “Descubrimiento de América”?

Podría rebatirse muy fácilmente la falacia de dicho “descubrimiento”, toda vez que Colón nunca supo que estaba en presencia de un continente desconocido por los europeos, sino que él creía que había llegado a “las Indias” (o sea a la India) por otro camino. También podría rebatirse la validez del término ya que los vikingos en el año 985, bajo el mando de Leif Eriksson, habían llegado a América, estableciendo él y su hermano varios campamentos en el norte de América. O antes los inuit, que venían de la Siberia y cruzan el estrecho de Bering a lo que es hoy Alaska y crean culturas en todo el norte, incluyendo Groenlandia y que dan lugar a los esquimales.

Pero hay algo más básico. El ABC de la interpretación de textos permite poner en evidencia que estamos en presencia de un dispositivo, “Descubrimiento de América”, que persigue varios objetivos, entre otros:

  • Invisibilizar la existencia de seres humanos con los mismos derechos que los europeos, y por ende justificar tomarlos de esclavos, ponerlos en servidumbre, matarlos, robarles sus bienes, quitarles sus tierras.

  • Justificar la supremacía de una raza por sobre la demás

  • colonizar culturas y conciencias

 

Y ustedes, en vez de contribuir a cambiar un poco ello, continúan reforzando el pensamiento colonialista, incluso con el juego que proponen, regalar un libro al que responda primero quién habló por primera vez de continente, quién descubrió que era un continente. Claro, para ustedes la palabra sólo vale si viene de los europeos.  Y con su juego lo refuerzan. Los pueblos originarios no son tal cultos ni tan pensantes. Y los oyentes en su mayoría recordarán lo que les dijeron en la escuela que América se pone en honor a Américo Vespucio, que fue el primero bla bla...

Y es probable que en realidad ustedes hubieran querido que la respuesta fuera Waldseemüller, un alemán, que fue el primer cartógrafo que puso a este continente como continente y lo llamó América. Probablemente porque las tareas cartográficas de Vespucio recorriendo las cosas de brasil, etc, les fueron muy útiles. Y si son más finos, tal vez digan que fue Ringmann uno de los cinco impresores del equipo que hizo aquel mapa. O más aún, podrían inclinarse por Basín de Sandacourt, que lo tradujo al latín, pero cualquiera que sea la respuesta que elijan como correcta, con eso sólo le hacen juego al mecanismo ideológico de la dependencia.

Podrían haber hecho otra pregunta. Más coherente con escribir la otra historia. Se perdieron la oportunidad de visibilizar a las civilizaciones de aquí, que mucho antes de los europeos, ya habían visualizado que vivían en un continente, como los Mayas, que lo llamaban “Abya Yala”, o los aztecas, que lo llamaban “Cen Anahuac” y así que la gente comience a saber otra historia a la eurocéntrica. O relatar que la famosa civilización romana no había sido capaz de inventar el cero, el número cero, mientras que aquí los mayas sí lo habían inventado.

Y en el escrito les digo:

Millones de habitantes poblaban Abya Yala, decenas de civilizaciones y decenas de miles de distintos tipos de tribus, viviendo aquí, a su manera, pero para poder ser expropiados o esclavizados no debían ser tratados como seres humanos iguales y los dispositivos “Descubrimiento de América” y “Día de la Raza” contribuyeron tanto a justificar la expoliación y los asesinatos, como a crear una historia que siempre, como toda historia, se escribe para influir en el presente y en este caso para mantener el colonialismo cultural y político.

Es decir, estoy tratando de poner en evidencia los dispositivos de dominación que son actuales y afectan no sólo a los pueblos originarios, nos afectan a todos nosotros, hijos de inmigrantes pero que nos sentimos americanos (como vez, no tengo problemas en usar el nombre puesto por los europeos, no es ese el tema)

Claro, ustedes ven el papel dominador del discurso, la creación de la realidad del discurso cuando lo hace Clarín, Magnetto, La Nación o Perfil, o tantos otros que ponen en evidencia y muy bien. Pero no ven este discurso de poder, no han captado que incluso está asentado más profundamente que todo lo que Clarín y Magnetto podrían intentar con todos sus medios. Cientos de miles de docentes por decenas de años han contribuido sin saberlo a establecer estos dispositivos, día de la raza, descubrimiento de américa, conquista del desierto, y con ello contribuir a desarmar las conciencias y el espíritu crítico.

Es raro, tan analíticos que son, que aquí se vean atrapados por un discurso de poder que debería serles más que evidente.

También en la nota decía:

A veces, cuando he discutido con colegas que siguen avalando -y enseñando- lo del Descubrimiento, me dicen: “Bueno, pero no podés negar que para los europeos fue un descubrimiento y nosotros somos descendientes de europeos”.

En mi caso particular es cierto, mitad sangre italiana por padre, mitad sangre española por madre, lo que implica que probablemente por el lado español tenga también algo de sangre africana y del lado italiano algo de bárbara, y que es improbable que tenga algo de la americana pues los que fueron llevados a europa como esclavos o sirvientes no se reprodujeron como para “contaminar” mi herencia europea, y tal vez africana y asiática.

Pero nací en América, y aunque no hubiera nacido aquí, vivo en América y la siento como propia, con mis derechos y deberes. El que quiera defender otra patria, o el colonialismo europeo, o la cosmovisión europea, que se vaya a Europa, o que si se queda aquí, se saque la careta y que manifieste claramente su ideología colonizadora.

Pero ya no va más hacerse el distraído y no ver el carácter opresivo y despectivo para las culturas originarias de América -y sus pocos sobrevivientes- que tiene el “Descubrimiento de América” o “El día de la Raza”. Día del racismo se debería decir con más propiedad, pues reivindicar una raza por sobre las demás, Hitler la aria, aquí la española o la blanca es racismo. Y se lo “debemos”, dicho sea al pasar, a Hipólito Yrigoyen que hizo en 1917 un decreto estableciendo el Día de la Raza. No por casualidad este estanciero millonario, primer presidente elegido por el voto universal y secreto de los hombres, fue por muchos años un seguidor de Roca, algo que a los radicales no les gusta recordar pero explica su conducta actual y ayer ante la 125.

Tampoco podemos olvidar que la mayoría de quienes vinieron de Europa a América lo hicieron poco menos que expulsados por sus tierras natales, por falta de oportunidades, pobreza, superpoblación, persecuciones o guerras. Y la cuestión es clara: o defienden la tierra que los cobijó o defienden a quienes lo expulsaron. Tienen derecho a hacer uno o lo otro, pero no a presentar sus definiciones y enseñanzas como apolíticas, a-ideológicas o asépticas.

Sería entendible que los españoles conmemoren el 12 de octubre y lo llamen “Descubrimiento de América”: para ellos fue un descubrimiento y para su política colonialista fue un logro maravilloso, un hito que les reportó cientos de miles de toneladas de oro y plata robadas de aquí, materias primas, tierras. O para los propios europeos, o para el propio capitalismo, por el impulso que le dio el oro, la plata, las materias primas y el comercio a partir de entonces.

Pero no es entendible que a pocos años de cumplir 200 años de nuestra independencia se sigan manteniendo valores colonialistas y el sometimiento del colonizado.

Por último, se amparan para criticar las ideas que expuse y defender sus posiciones que son pocos descendientes de los pueblos originarios, ya que la mayoría murió de enfermedades traídas por los europeos o fueron matados por estos, y que la mayoría de la población en argentina no piensa en ellos ni se preocupa por ello, también es lamentable argumento por parte de ustedes.

Es evidente que ustedes están ideológicamente demasiado “europeizados” y me hacen acordar a los porteños que no ven más allá de la General Paz.

En Argentina hay más del 10% de la población que tiene ascendientes indígenas (1,6%), mestizos (8,5). Tal vez para ustedes no sea un número suficiente. Y no se han preguntado por qué el otro 90% en su mayoría no le da demasiada bolilla, y si no tiene algo que ver en ello esos dispositivos como el día de la raza, el descubrimiento de américa que ustedes siguen defendiendo y promocionando.

Es como el gato que de vez en cuando aparece por el fondo de una casa o en la vereda. Algunos lo ven como una molestia, otros de vez en cuando le tira una piedra y alguna le dará algo de comida o leche de vez en cuando. Pero se supone que no necesita de nosotros. Ya están acostumbrados a una vida sacrificada, con pocas necesidades. Son otra raza. Viven con poco. No estoy hablando de los gatos, estoy hablando de los pueblos originarios en la mentalidad de muchos.

De cualquier forma, es cierto que en Argentina hay pocos y menos aún en Uruguay, por ejemplo. Pero somos la excepción.

¿Para qué hablan Uds tanto del Mercosur y apoyan la política que inició Néstor Kirchner si no guardan la mínima coherencia? ¿O no saben que países hermanos tienen más del 60% de población “impura”, es decir, no pura europea, y otros más del 80%? ¿O el mercosur es “la gran politica” de tener un banco del sur, y cosas por el estilo como gustan hablar en el programa, pero la gente y su cultura no vale, debe ser invisibilizada y en todo caso recordada como recuerdan las damas de caridad a los pobres?

¿Así que ellos deben festejar ser descubiertos por una raza, o lo que sea, superior, la europea?

¿Sólo la cultura a la que ustedes se sienten pertenecer es la que vale? Y si valen las otras, como sé que ustedes reconocerán en teoría, y sé que ustedes admiten cuando hablan en general de que todos somos iguales, de la justicia, etc, ¿por qué no analizan lo que significa para ellas “Descubrimiento de América” y “Día de la raza”? Y no me refiero a la historia y la tragedia, me refiero a hoy. Pues si América fue descubierta implica que su raza, su cultura, no está a su mismo nivel. Les recuerdo, el pseudo planeta Plutón lo descubrió Clyde Tombaught en 1930 porque ningún otro ser humano lo había visto y identificado.

No estamos hablando aquí que los europeos descubrieron a los habitantes de Guanahaní y que estos a su vez descubrieron a los europeos. Estamos hablando de un supuesto descubrimiento de un continente, que para ser descubierto como mínimo tenía que estar sin gente. Nadie se arroga el haber descubierto una isla si está habitada por otros seres humanos. Bueno, nadie no, los europeos y el programa el Ruido de las Nueces de Francisco Bessone creen que es válido hablar de descubrimiento aunque esté habitado por otros seres humanos.

Y así como algunos porteños ignoran lo que está por fuera de la General Paz, ustedes argumentaron que casi no hay indígenas, que somos todos descendientes de europeos, pero por si no lo saben:

La población amerindia actual en cifras concretas se estima entre 50 y 60 millones de personas en todo el continente (hay 30 millones de negros y 150 millones de criollos blancos, el resto de los latinos es mestizo, mulato o zambo), la gran mayoría viviendo en la pobreza. Los blancos representan el 30% de los latinoaméricanos y los afrodescendientes el 25%1

Pero aunque esos porcentajes no existieran y se hubieran eliminado a todos, la solución final de Hitler, subsistiría el hecho de que hablar de Descubrimiento cuando había gente allí, es decir que hay gente superior, la que descubre, y gente inferior que no tiene capacidad de descubrir nada, que es inferior, y por ende puede ser conquistada, saqueada, matada, sin por ello significar ningún crimen. Y es seguir afirmándolo hoy, no en aquella época.

Y no dudo que el modo de producción de los europeos (sea el feudal, sea el capitalista) era y es superior a los que existían aquí y por ende tenía que ganar y establecer su supremacía. Lo que estoy hablando es si seguiremos defendiendo y perpetuando los dispositivos por los cuales ideológicamente se asientan dominaciones de unos pueblos por otros, de unas razas por otras, o si romperemos con ellos.

Evidentemente por ahora ustedes están muy consustanciados con su progresismo y eurocentrismo, con la defensa de la ideología que sustentó la conquista y que sigue sustentando otras conquistas. Criticar a Macri cuando sus afirmaciones racistas está bárbaro, pero es fácil. Lo difícil es criticar el propio racismo, que los tenemos todos, pues todos hemos sido educados en el racismo, por si no se han dado cuenta. Y hay que romper con él y con sus dispositivos de perpetuación.

Y aquí yo no estoy planteando juzgar a Irigoyen, a Roca, y a tantos otros en base a nuestra manera de vivir de hoy, a nuestras concepciones. Ningún prócer pasaría la prueba. En todo caso debemos analizar sus pro y contras teniendo en cuenta su época y su contexto. Pero ocurre que yo no estoy hablando del ayer, ni de ellos, estoy hablando del hoy, de los que hoy hacemos los docentes o en este caso ustedes, los periodistas o formadores de opinión. Estamos hablando de qué significa hoy hablar de “Descubrimiento de América” o del “Día de la Raza” o de “La conquista del desierto”

¿Sabés lo que pasa Francisco?

Me hacen acordar a los socialistas franceses, superprogresistas, revolucionarios, vanguardia de las luchas obreras, pero cuando le tocaron Argelia y los argelinos quisieron liberarse, defendieron su rol colonialista. Ustedes no son colonialistas. Ni sacan ventaja con el colonialismo mental. No sean como los negros de EEUU que en la guerra civil norteamericana defendieron el sur esclavista.

Evidentemente que si hoy -ustedes y muchos otros como ustedes, docentes, políticos, etc- se sigue defendiendo el dispositivo “Descubrimiento de América”, muestra la actualidad de tal dispositivo y que evidentemente romper con la visión eurocentrica (por no decir racista) para mirar nuestros pueblos y nuestra historia, es más difícil de lo que parece.

Y nadie, o al menos no yo, dice mirar la historia desde la visión “indigenista”

Lo que estoy diciendo es que si nuestra identidad como argentinos, o como latinoamericanos, o como americanos, o como seres humanos, lo hacemos aceptando que hay razas aunque sea un poco superior que otras, o avalando que unos seres humanos puedan sojuzgar a otros seres humanos o si queremos otro tipo de mundo.

Y si queremos otro tipo de mundo también tenemos que romper con ciertos dispositivos de dominación, de construcción de la historia, de construcción de la realidad, disciplinadores, que también se encuentran en el orden del discurso. Y nadie debería hablar más de “Descubrimiento de América” salvo para criticarlo, para ponerlo en evidencia.

Obviamente nadie niega que el que los europeos descubrieran un nuevo continente y que en él encontrara mucho oro, plata y diversos productos y materias primas dio un impulso muy grande al comercio internacional y a propio desarrollo posterior del capitalismo de europa y del mundo que hoy tenemos. No se trata de negar lo que ocurrió y su importancia en la historia.

De lo que se trata es de aprender de esa historia y tratar de que los 200 años de la independencia que se cumplirán dentro de poco, nos encuentre a los que vivimos en América latina un poco más unidos, independientes y libres. Y respetuosos.

Y para ello, entre otras, no deberíamos seguir repitiendo los dispositivos ideológicos y de poder con los cuales consiguieron establecer el régimen de dominación, antes y ahora.

Espero que no te molesten demasiado estas críticas. Vos sabés que te estimo y que si esto lo dice Macri, Bullrich, Duhalde, Pando o Biolcatti, no me tomaría el trabajo de escribir una carta así.

Y no se confundan. Ustedes están acostumbrados a emitir opiniones y juicio de valor en cantidades  notables todos los días. Algunas puedo coincidir -y coincido-, otras no tanto y otras disiento. Pero no estamos hablando de las meras opiniones, las de ustedes, las mias. Aquí estamos hablando de algo más grave, de dispositivos de dominación. "Día de la Raza", "Descubrimiento de América", "Conquista del desierto" son dispositivos que son más fuertes y claves que la mera violencia. Implican acciones de inducir, sometar, facilitar, dificultar, desviar, limitar, ampliar, invisibilizar, visibilizar, depender, trabar, fomentar fuerzas de unos respecto a otros, fuerzas de poder, de dominación. Son dispositivos que afectan a las personas y las disciplina, Y ya hemos visto lo más evidente de ello,  justificar, avalar y hasta aplaudir crimenes cometidos ayer y hoy, quitas de tierras y propiedades, graves injusticias antes y hoy en toda nuestra américa. Y su ventaja es que la gente no los visualiza como dispositivos y los considera naturales.

El poder hoy dominante necesita producir "la verdad". Estos dispositivos sirven para eso y mucho más. No son meras producciones ideológicas. Pero el tema excede esta carta.

Sólo te pido que reconsideren sus posturas y dejen de contribuir a estos dispositivos.

Si hace no mucho tiempo cuestionaban el racismo de Macri y luego se preguntaban cómo era que había ganado tan cómodamente las elecciones, pregúntense si ustedes y muchos otros, defendiendo esos dispositivos, no aportan sus granitos de arena para que se produzcan esas y otras situaciones de discriminación y racismo. Como es la pregunta que hacía yo en mi artículo a mi propio accionar como docente, y al de los más de 800.000 docentes que hay en Argentina. ¿No tiene ninguna consecuencia haber enseñado -y seguir enseñando- "Día de la Raza", "Descubrimiento de América", "Conquista del Desierto"?

Un abrazo

Fernando

12 de octubre de 2011

Fernando J. Pisani

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Para ampliar este texto:

http://alcentroyadentro.blogspot.com/2011/10/12-de-octubre-y-la-responsabilidad.html

http://www.intercol.org.ar/fjpisani/quien_denomina_domina.html

 

Jueves, 13 Octubre 2011 09:17 por  Fernando J. Pisani