Si la política es un arte o no,  puede ser motivo de discusiones, lo mismo que las dos palabras sueltas. Qué es el arte, y qué es la política no son temas fáciles ni sencillos y menos aún consensuados. Pero lo más difícil de todo no es filosofar sobre ello, sino hacerlo, ayudar  a transformar, salir de meros comentaristas e intérpretes para zambullirse en la lucha por los cambios concretos.

¿Y cómo se produce política hoy? ¿cómo se producen ideas? ¿por dónde pasan los ríos subterráneos que vivifican nuestros pueblos?.

Sin pretender con esto subestimar los muchos y buenos blog que hay, quisiera llamar la atención de uno, que nos puede ayudar a quienes no frecuentamos la blogesfera, a percibir algo muy importante que seguramente está en muchos más. Me referiré a “artepolitica”

Se encuentran en él muchos artículos donde se evidencia un esfuerzo de análisis y de honestidad intelectual, que aportan a mejorar la visión e información que podemos tener de las cosas, esto con idependencia del tema, y de si uno coincide o no con el autor. Y en este sentido, hay también otros blog que son muy buenos, o con artículos muy buenos. Pero lo que me llamó la atención de artepolítica es la “trastienda” del articulo: los comentarios y discusiones que se suelen desarrollar, al menos en varios de los artículos que leí, con cierto respeto y profundidad.

Acostumbrado a leer y dejar de leer comentarios en diarios on line, intolerantes, superficiales, chavacanes, agresivos, racistas, encontré otra cosa en artepolítica, incluso la cohexistencia de opiniones muy contrapuestas y de tratos a veces poco amables, pero con el esfuerzo siempre presente de argumentar.

artepoliticaPero eso no es todo.

Si me decido a escribir esto, y a abusar de la amabilidad y paciencia de quienes lo lean, es porque creo que en esa “trastienda” de los artículos, o mejor aún, en esa comunidad de personas que se dedican luego a comentar, criticar, discutir lo escrito por unos y otros, hay una producción política que es importante, que debería trascender más, no sólo por los aportes de contenidos allí expresados, sino también por el estímulo en lo metodológico.

 

Muchas veces, cuando se habla de la inseguridad en general, y rápidamente se intentan asociar hechos de violencia como responsabilidad del gobierno nacional (por ej al principio del caso de Candela en diarios online se llegó hasta pedir la renuncia de Cristina), se pasan por alto cuestiones claves en el origen de esa violencia y de esa inseguridad. Y no me refiero sólo a las cuestiones sociales, a las estructuras sociales, a las políticas neoliberales que provocan la marginación, injusticias en el reparto de los ingresos y de la riqueza, etc. Voy a algo más cotidiano que no suele asociarse con aquella inseguridad y violencia: la violencia familiar.

A veces se menciona la violencia en al escuela, cuando en realidad la escuela es uno de los lugares menos violentos que tenemos: los mayores casos de violencia, en cantidad y calidad, los encontraremos en la casa y en la calle.

Es en la casa donde se promueve en primer lugar la violencia y la discriminación. Y dentro de esa violencia, quienes más la sufren son las mujeres, sean adultas, adolescentes o niñas.

Si tomamos por caso la provincia de Salta, la cantidad de mujeres muertas por sus parejas es impresionante. En el sitio www.laotravoz.com pueden leerse una larga lista de títulos: “asesinaron a otra mujer en Salta”, “otra muerte producto de la violencia machista”, “muere otra mujer en manos de su marido”, “Metán fue testigo de otro feminicidio”, “En seis meses, siete salteñas fueron asesinadas”, “En 17 días hubo tres feminicios en Salta” y así, todos títulos correspondientes a distintas situaciones que suman más de 36 en los últimos tres años.

Y Salta no es la excepción, pero si traemos a colación a Salta, es porque en estos días ha pasado algo importante: la justicia dictó un fallo que sienta un antecedente muy importante.

El "para todos" es algo que molesta a las élites, y más que a las élites, a aquellos que en su fuero interno se consideran superiores a otros, por color de piel, cultura, herencia familiar, dinero o inteligencia. Y molesta a aquello que la voz popular denominó "gorilismo", que se ha ido renovando generación tras generación, permaneciendo su esencia inmutable.

Una notebook para cada chico, el "futbol para todos", una educación secundaria para todos y todas (recordemos que la ley de educación promulgada por Nestor KIrchner establece la obligatoriedad del secundario), la futura "Señal digital para todos", así como otros "para todos", y peor aún si es "para todas y todos", deben ser combatidos, denigrados, calumniados, en lo posible erradicados.

Un ejemplo del gorilismo actual es una nueva campaña por internet y redes sociales: bajo el título "¿Coincidencia?" se divulga una foto donde se lo ve repartiendo radios a Goebbels, el jerarca nazi encargado de la propaganda del Tercer Reich, famoso por aquella frase "Miente, miente, que siempre algo queda".

 goebbelsrepartiendoradios

 (Reflexiones sobre la historia inmediata argentina y lo que se viene)

“La democracia es buena si es de elite, o si sirve para mantener y acrecentar los poderes económicos instituidos. Si no, es totalitarismo o populismo demagógico”. Tal es el una de las concepciones dominantes en Argentina sobre la democracia y el voto popular, aunque rara vez se expresará con esa claridad.

La antipolítica, como estrategia de dominación, tiene su correlato en un modelo de democracia que en vez de posibilitar a los sectores populares participar y ejercer alguna cuota de poder, sirve para quitárselos y para legitimar medidas en contra de ellos.

El último proceso electoral nos da una oportunidad única para poner en evidencia de qué manera, durante estos últimos 100 años, se han construido dispositivos que quitan el poder a la gente común, e incluso mediante qué formas esta gente común cede su poder a los grandes grupos dominantes.

¿Democrático? ¿Antidemocrático?

Para el programa de radio “El Ruido de las Nueces” - Radio del Plata – Rosario

Para Francisco José Bessone

Referencia:

la reivindicación que hicieron de la expresión

“Descubrimiento de América”

Estimado Francisco

Sinceramente me asombran. Nunca pensé escucharte -o escucharlos- defender "el progreso" de la manera que lo han hecho, como siempre escuché de los ideólogos del colonialismo y del liberalismo.  (Nota posterior a este artículo. Recién -13/10 19:30 hs- por radio, Francisco me dice que no han sabido expresar bien sus opiniones, o que no entendí bien, probablemente porque le trataron de poner algo de humor al tema., que nos veremos para discutir el tema pero que no piensan como yo lo entendí. Ojalá sea así, prefiero haber entendido mal a que piensen como lo entendí. No obstante lo escrito va para cualquiera que piense así)

Desde hace por lo menos cincuenta años se sabe que dos falencias claves que tienen buena parte de los alumnos y alumnas que terminan la secundaria, son sus limitaciones para resolver problemas e interpretar textos.

La tendencia facilista de siempre de buscar un culpables externos (los docentes que tuvieron antes, lo que tuvieron después, los gobiernos de turno, la situación económica, las leyes inadecuadas, la burocracia, etc) sirve para evadir las responsabilidades propias, pero nosotros no podemos ignorar que en nuestro país tenemos más de 800,000 docentes y que la mayoría de los alumnos pasa 12 años dentro del sistema educativo.

¿Cómo es posible que con todos los prestigiosos académicos e “investigadores” que han estudiado el tema educativo por años, este problema sigue sin resolverse?